por última vez

No tengo nada que decir. No puedo decir nada.
Siento seca mi garganta.
Ahogo mi pena en lagrimas, que resbalan por mi cara y hacen charco en el hueco de mi cuello. Donde te gusta besarme.
Hay un torrente de sentimientos que me desbordan.
Cojo las llaves y me voy a la calle.
Acabo en aquel banco donde te ví por ultima vez.
Donde discutimos por última vez.

Anuncios

SEPTIEMBRE

Prefiero los domingos de septiembre a los lunes de agosto.
Llegar que tener que irme.
Verte sonreir a no dejar de discutir.
Prefiero el agua de lluvia corriendo por mi escote al sudor inesperado.
El pan blanco a desayunar sin ganas.
La altura, el silencio, el rumor del mar al bullicioso olvido.
Prefiero la caricia lenta, el beso robado, el abrazo amante.
Guardar que pedir.
Los entonces a los peros.
Prefiero a las personas que van de frente. Darme por aludida a ser invisible. Los buenos tratos a pleitos que te comen el terreno.
Prefiero tener que deber.
Prefiero largo.
Prefiero bien.
Prefiero tomar medidas a echar cuentas.
La madera a la piedra.
Tener novio a pareja.
El calor al soplo del frío viento.
El rojo al azul.
La luna al cielo raso.
El otoño al invierno.
La mentira piadosa a la verdad ofensiva.
Prefiero querer a nunca haber querido.
La cama al sofá.
La madrugada.
El encuentro.
Las cosquillas a que me des la espalda.
Prefiero la arena.
Las mareas.
Mojar mis pies y recorrerte descalza.
Prefiero una vela a la luz cegadora.
El amanecer a la obscuridad de la noche.
Los armarios pequeños a la supuesta suerte de tener.
Prefiero el trabajo inteligente a la presión constante.
Los fines de semana completos.
Las tardes libres.
La oportunidad, los sueños, los retos.
Tener futuro a vivir del pasado.
Prefiero los bares.
Los libros a las pelis.
Los mercadillos.
Paris sin equipaje a viajes aplazados.
Prefiero desnudarme a sentir las costuras en mi carne.
Prefiero sabanas frías en verano.
Y días infinitos.
Tomarme mi tiempo.
Respetar tu ausencia.
Vestir de colores.
Ser, a parecer que soy.
Prefiero morir, habiendo vivido, que morir en vida.
Arriesgar y arrepentirme a tener miedo.
La lujuria a la avaricia.
Pecar a perdonar.
Prefiero libre.
Prefiero a mi lado.
Prefiero muy cerca.
Prefiero inmediato.
Prefiero incansable.
Prefiero que me prefieras, a ignorarte.

RENACER

Querer despertar de un largo letargo.
Querer avanzar y encontrar escollos insalbables en la ruta.
Quererte en mi cama y en mi vida.
No saber por dónde empezar  a desbrozar la suerte.
Estar inerme.
Dejar de existir.
Sentirme inútil.
Caerme y carecer de fuerzas.
Retroceder.
Un largo paseo por las sombras, rebuscando entre los pliegues de tu piel.
Huyendo de la soledad a ratos.

Estar unida  a ti por pensamiento y alejarme de ti por sentimiento.
Omitir tu abrazo enredado.

Buscar la paz y alcanzar el abismo de conflicto.
Y caer de nuevo.

Y de nuevo renacer.

entonces

Cuando escuchas las últimas noticias y apagas la tele y te vas a la cama y te arropas con las sábanas frescas. Y te abrazas.

Cuando el ruido desaparece y el silencio te envuelve.

En la obscuridad de tu habitación. Donde habitan las sombras.

Ahí, justo ahí, aparecen los sueños y silueteo tu recuerdo.

VEN

Voy a callar tu boca con te quieros.
Voy a acariciar tu ojos con ternura.
Voy a volar y a llevarte en volandas.
Voy a esforzarme en tenerte.
A merecer tu paciencia.
A entenderte con fijarme en tu sonrisa.
Voy a perderme entre arrullos.
A olvidarme de recordar el pasado.
Voy a curar tus heridas con mis besos.
Voy a tenerte presente.
A fingir que no me duelen las ausencias.
A enlazarme entre tus dedos y a pedirte que me quieras.
Voy a estrecharte muy fuerte.
A dejar que descanses en mi pecho.
Voy a quererte despacio.
Voy a tenerme que ir para quedarme.
Voy a guardar tus secretos.
Y a echar la llave a mis desvelos.
Voy a hacer míos tus deseos.
A bajar a la tierra y a mojarme.
Voy a empezar la semana sin angustia.
A recordarte en persona.
Voy a intentar lo difícil.
A conseguir lo importante.
A recargarme las pilas.
A subirme al carrusel de sensaciones.
A marearme en las vueltas.
Y a parar.
Voy a actualizar mi estado.
A reír.
A ser sonrisa.
A asegurarme.
A asomarme a tus abismos.
Voy a pedir tres deseos.
1…
2…
3…
Voy a parar los relojes.
A hacer fotos a las nubes.
A subirme a la azotea y respirar.
A lavarme las heridas.
A solucionar problemas.
Voy a tomar tus canciones.
A poner música a tu mundo.
A cantar sin importarme lo que cuento.
A contar lo imprescindible.
Voy a abrir mi corazón a tus sentidos.
A leer.
A escribir.
A explicar.
Y a escuchar.

TIEMPO

Cuando piensas que no hay nada. Cuando echas la vista atrás y lo ves tan lejos. Cuando se te va la suerte y crees que se te va la vida. Cuando estás decidida. Cuando sólo puedes seguir adelante. Cuando la violencia golpea tus sienes. Cuando eres juez. Y eres parte. Cuando cumples todos los requisitos. Cuando te eligen. Cuando eliges. Cuando te descuidas y te resientes. Cuando amas. Cuando sientes que te roban el aliento. Cuando no dicen nada. Cuando te hacen callar. Cuando lo tienes todo y no lo sabes. Cuando te sientes más pobre cada día. Cuando la familia duele. Cuando guardas un secreto. Cuando eres mujer y eres hombre y madre haciendo de padre y amiga y tu peor enemigo. Cuando las pistas no te sitúan en el mapa. Cuando das al máximo y te sientes bajo mínimos. Cuando baja la temperatura. Cuando vuelve el invierno en primavera. Cuando caes. Cuando buscas una mano que te ayude a levantarte. Cuando pasas y te pasan por encima. Cuando eres fuego y te echan agua en las brasas. Cuando necesitas horas. Cuando ya te sobra el tiempo.