NUNCA DEJES DE SER

Aquella tarde, en el cambio de clase le intuyó. Se subía los cuellos de la chaqueta para resguardarse del frío que el otoño había traído de repente.

Al día siguiente le buscó y sus ojos se encontraron por primera vez. La atracción fue irremediable y cayeron en su propia red.
Vinieron cafés y charlas y aletear de mariposas en el vientre.

?????????????????????????????????????

Primeros pasos en la aventura laboral. Decidirse a vivir juntos fue ese paso necesario para comenzar a ser adultos de verdad.
Primer trabajo y primeras dudas. Compañeros y amigos que no gustan, que estorban, que incomodan.
Primeras palabras que anulan. Sólo palabras.

Cenas de amigas reencontradas y al volver caras largas y reproches. Se siente entre halagada y asustada por su voz, aunque piensa que es muy poco razonable.

Parejas que se encuentran por la calle, vinos improvisados y conversaciones incómodas. Las dudas se agolpan en su cabeza y pide explicaciones que no encuentra.

Pasa el tiempo y la rutina de la voz alta se instala definitivamente entre los dos.
El reloj complementario pasa a ser imprescindible. A él no le gusta lo imprevisto. Y lo entiende.
El amor justifica siempre sus palabras y se adapta.

Casa trabajo, trabajo casa, no salirse de la linea que establece. No explicar para no ser juzgada. Incrementar el cariño esperando se reduzca la molestia.

El descenso al infierno ha comenzado. No se atreve a reclamar y sólo da. Pero es poco. Y le mira de soslayo. Ve fuego en sus ojos y se alarma. De repente se ha nublado. Está perdida. Las fuerzas por luchar, por entender, por amar más, se pierden. Su cabeza dice vete. Pero su cuerpo humedecido no responde.

Amanece entre paredes blancas. Entreabre los ojos con miedo deseando ver sin ver. Esperando no verle.
Arrastra su cuerpo imperfecto y se le clava como agujas en el alma.
Y decide.

“Si me convierto en el objeto de tus celos, de tus revanchas, de tus desprecios, dejo de ser. Si te conviertes en el objeto de mis desvelos, de mis miedos, de mis  ansias de huir debes dejar de ser…”

 

25 de Noviembre. Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

016 Teléfono gratuito que no deja rastro en la factura telefónica, y que deben usar tanto las víctimas como los conocedores de casos de violencia contra la mujer. Si has sufrido una agresión o conoces a alguien que la sufra, poner una denuncia puede salvar una vida.

El numero de victimas mortales en el año 2014 a fecha 25 de Noviembre es de 45, quizás 47…

Anuncios

25 thoughts on “NUNCA DEJES DE SER

  1. Real como la vida misma; es la historia de muchas, demasiadas mujeres (y hombres también)

    Nada ni nadie tiene derechos sobre nadie; respeta para ser respetado. Ama para ser amado.

    Al igual que en los otros 364 dias restantes mi apoyo a toda las personas (y animales) que sufren cualquier tipo de maltrato; con reconocimiento expreso hoy, 25-N, para las mujeres.

    Le gusta a 1 persona

  2. Como siempre…tu relato me pone la piel de gallina….por su inicio con ternura y el final, que, por desgracia cada día se repite en muchas parejas…Espero no llegar nunca a ser ese tipo de persona que controla, desconfía, maltrata, aunque sea psicológicamente a alguien…y le digo a cualquiera que se encuentre con una persona así…(tóxica)..”””Nunca dejes de ser””” y corta los vínculos de cualquier clase, corta por lo sano!!!…(Enhorabuena por tu relato!!)

    Me gusta

  3. Mayte, en un día como hoy, no has podido estar más acertada.
    Hoy tu relato duele, narras el proceso tal cual, amistades que estorban, palabras que anulan, los tonos de voz, aislamiento, descenso a los infiernos. Se ven los golpes, las heridas, el dolor de cuerpo y mente.
    Mayte , lo has expresado de tal forma que llega al corazón, me has emocionado mucho. Algún día te contare el porqué.
    En dos frases has plasmado tal cual el proceso de dejar de ser:
    ​“incrementar el cariño, esperando se reduzca la molestia”
    ​“el amor justifica siempre sus palabras, se adapta”
    ​Quiero intuir y deseo, que con “el decide”, tu protagonista, pone fin al dejar de ser y como he oído esta mañana en la radio, es una mujer superviviente.
    ​Pero por desgracia muchas dejan de ser, muchas caen en el camino.
    Debemos implicarnos más, denunciar, erradicar al hombre que se cree amo y señor.
    Que ninguna mujer más deje de ser quien es para poder vivir.

    Pd: la canción acertadísima, hemos coincidido.

    Le gusta a 1 persona

    1. Javier, como siempre me emocionan tus comentarios. Siempre te digo que eres especialmente sensible, pero es que me lo demuestras sin parar. A veces uno decide dejarse ir, desfallecer, dejar de luchar. Y otras decide plantar cara, hacerse valer, empezar a quererse. En cualquiera de los dos casos no hay exceso de valentía ni defecto de la misma. Qué valientes las mujeres que se dejan aminorar porque han dejado de ser. Que valientes las que sobreviven por ellas y muchas veces por sus hijos. Qué valientes…
      Y la canción, es LA CANCION. Gracias

      Me gusta

  4. Cada dia me asombras mas, veo en tu relato, el dominio del poder sobre los demas, la propiedad, el egoismo, los celos, en fin, el manejar a tu antojo al otro-a, sin importar los sentimientos ajenos. Muy acertada, sigue asi.

    Me gusta

  5. Buenas noches.

    Un relato directo y al grano, sin tapujos, muy bien expresado.

    Quitando la parte inicial hasta los cafés me identifico de lleno con la historia. Yo, “dejé de ser yo”, perdí mi esencia, mi ser, me dejé pisar, humillar, maltratar, sin ofrecer resistencia… bah! te vas dejando llevar, piensas no solo en ti, te vas “amoldando”, y cuando pasa el tiempo ya no queda nada de lo que eras (en los mejores casos todavía queda una mínima parte, pero a veces ni eso).

    Al final, si tienes suerte (yo la tuve), decides reponerte (o la vida te da la oportunidad de decidirlo) pero cuesta, y mucho. Es más, te diría que jamás vuelves a ser la misma persona de antes. Sigo en ello, poco a poco… a veces avanzas, a veces retrocedes.

    Gracias por tu relato, realmente me ha emocionado leerlo, ha sido un choque de emociones, de alegría y de tristeza.

    Una última cosa, que no he indicado antes… yo soy hombre.

    De corazón, mi apoyo y ánimo a todas aquellas personas (hoy en especial a las mujeres) que se encuentren en esa desgraciada situación que relatas (e incluso peores).

    Me gusta

    1. Hombres, mujeres, niños, ancianos… El maltrato nunca esta justificado, al margen de tu edad o tu género. Si bien es verdad que la incidencia de la violencia contra la mujer es mayor, no creo que sea menos cierto que la vergüenza por denunciar se incrementa en el caso de los hombres, precisamente por serlo. Estremece tu forma de contarlo porque pone en el mundo real mis realidades inventadas, en este caso, bastante poco inventadas. Desde aquí mi cariño y mi ánimo. Siempre.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s