SERENDIPIA

Él

Tiempos difíciles en el trabajo, incluso en casa. Quisiera o no, la posibilidad de diferenciar lo uno de lo otro se le hacía cuesta arriba.

La tensión acumulada de los últimos meses, se había vuelto agotadora y en la soledad de su pequeño apartamento no podía dejar de pensar en la soledad de su gran despacho. La soledad que te da la responsabilidad y la toma de decisiones sobre personas, sobre cosas, sobre momentos, sobre sentimientos, sobre él mismo.

Cuando se sentó a su lado ni siquiera levantó la cabeza para devolverle el saludo. Una mas, otra mas. Compañeros del viaje laboral a quien ni quiere, ni puede, prestarle mas atención de la debida.

Esa noche escuchó su nombre. Otra vez. Parecía que estaba en todas las conversaciones. Parecía que en todos había causado una sensación, positiva, extraña, central. Decidió en ese momento prestar mas atención la próxima vez que coincidieran. La próxima vez.

Aquel cruce inesperado de somnolencias, gritos, hierros, luces…

Aquel cruce lo impidió.

O lo fundamentó.

 

Ella

Primer día de trabajo, nuevos compañeros, nuevas ilusiones. Tras un año largo fuera de juego, se colocó su mejor sonrisa y sus tacones dispuesta a causar la mejor impresión, la única impresión. Cuando se lo presentaron, la despachó con una mirada furtiva. Y decidió ganarse a aquel bloque de hielo al que debía llamar jefe. Su relación no era cercana, no debía serlo, no tenía porqué serlo. Pero se marcó su objetivo. Decidió que el sería su proyecto, su ilusión, su trabajo. El deshielo necesario, y saldría bien. Iba a salir bien.

Los meses pasaban y se resistía, pero ella sabía que lo que cuesta mas resulta mejor, se resuelve mejor, se saborea mejor.

El resto de los personajes de la historia, secundarios invitados a su comedia, resultaron imprescindibles, aunque eso ni lo sopechaba.

Noche de otoño, paseo largo disfrutando de las baldosas impares. Verde pasar. Rojo parar. Rojo parar…

Fundido a negro

Luz. Ella. Él.

???????????????????????????????

Descubrimientos afortunados. Buscaban algo o nada y de repente encontraron algo o todo. Hallaron de forma inesperada aquello tanto tiempo anhelado. Les costó cierto trabajo reconocer, descubrir que era importante, les costó verlo.

Casualidad, coincidencia o accidente. Serendipia.

Hay palabras tan bonitas como la verdad que encierran.

Anuncios

26 thoughts on “SERENDIPIA

  1. La vida da sorpresas y a veces mientras buscamos una cosa descubrimos por azar otra mucho más importante. Un placer leerte y decirte que “La trama y el desenlace” es una de mis canciones favoritas de Drexler

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy bello relato, no me canso de leerlo una y otra vez; es de esos en que debes hacerlo con calma, mente despejada y poner toda tu atención a los detalles.

    Una vez más, mi más sincera enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Fer. Me alegro verte por aquí de nuevo. Y que te haya gustado. A veces la vida pone personas importantes en tu camino que has de mirar dos veces para ver. Pero yo creo en la casualidad y en el destino, y a veces ella te guía. Gracias!!

      Me gusta

  3. Hay palabras tan bonitas como la verdad que encierran……y tus palabras encierran muchas cosas…Descubrimientos afortunados. Buscaban algo o nada y de repente encontraron algo o todo…….No se puede “decir” mas bonito! Espero que encuentren todo…de todo corazón….

    Le gusta a 1 persona

  4. Mayte otro precioso relato, en el cual me haces disfrutar y sentir, ojalá y empiece una historia entre ellos y que perdure en el tiempo, esperando con impaciencia el próximo, lo mejor que puedo decir me rrrrreeeeencanta !!!! Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  5. Una historia de amor, de encuentros y desencuentros gobernada por el azar, la casualidad. Como nuestras vidas. Solo hay que estar en el lugar adecuado, en el momento justo, y poner un poco de nuestra parte.
    Serendipia, bonita palabra descubierta por casualidad y que añado a mi diccionario de Mayte, junto con “abarulla”.
    Gracias Mayte, cada día disfruto más leyendote.

    Le gusta a 1 persona

  6. Ohh¡¡¡¡¡¡ casualidad o coincidencia pero… te busco. Y al leerte, siento el frescor de tus palabras acariciandome. Pero.Pero como el lector sediento,busco más… Y no quiero que el frío me roce, quiero que me traspase, me penetre, me congele el alma, quiero de tí SERENDIPIA.

    Le gusta a 1 persona

  7. Recuerdo aquella época en la que casa y trabajo me iban mal, aquellos momentos duros en los que no sabía de donde sacar fuerzas y me aferré a algo que mas adelante me falló. No tuve suerte entonces pero aprendí a buscármela. Ahora mas sereno y claro se lo que quiero en mi vida y voy a por ello.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s