CRUSOE

Como un naufrago. Así te sientes a veces. Tu navío se hunde, te salvas por los pelos y te llevas lo puesto. Desconcierto, desasosiego, y pérdida.

Necesitas recomponerte. Analizar la situación. Volver a hacerla tuya, poseerla. Y que te haga suya, que te posea. Formar parte.

Y no sabes muy bien cómo empezar o por dónde.

En un instante estás rodeado de personas y de cosas y en el siguiente te sientes desplazado, vacío, sin bienes materiales, sin bienes morales, sin ilusiones, sin rumbo.

Y tu primer instinto es salvarte del naufragio. Nadar contra corriente y salvarte.

Y a esas cosas que creías imprescindibles y que el tiempo te demostrará que son superfluas, haciéndote cambiar de prioridades, de deseos. Convertir lo accesorio en necesario y lo irreemplazable en voluntario, en desechable, en un quizás.

Y te instalas en la copa de tu árbol esperando que esto acabe cuanto antes. Ni un músculo se mueve. Nada te motiva. Nada de apetece. No te esfuerzas. Te dejas llevar.

Miras a lo lejos instalado en tu desesperación. Sabiéndote sin remedio. Sin buscarlo. Sin sospechar que hay salida. Porque no la hay.

Y de repente sientes hambre y oteas en el horizonte esperando ver aparecer un navío que te salve. Y hay algo que se enciende en tu cabeza. Porque dejarse morir está bien, pero sufrirlo no tanto.

Y buscas las provisiones que hayan quedado en el naufragio. Y vuelves al barco nadando, y revisas, y repasas, y recoges las migajas de lo que queda de tu vida y lo aprovechas, y te sacias.

Te das cuenta que estás solo en esa isla, pero seguro que alguien te buscará, que alguien preguntará por ti, que alguien se interesará por ti, que serás importante para alguien.

Y mientras te encuentran, reconoces el lugar y te instalas, para tratar de estar lo mas cómodo posible. Y vuelves sobre tus pasos y descubres que donde antes veías trastos inútiles ahora ves elementos importantes que te servirán para construir algo nuevo.

Y nadas hacia el barco tantas veces como puedes y recoges los restos de tu vida y les das forma.

Y prescindes de lo banal y te centras en lo autentico. En lo necesario. En lo básico.

Y fabricas una mesa y una silla.

???????????????????????????????

Anuncios

26 thoughts on “CRUSOE

  1. Te superas en cada nueva entrada. A veces es necesario naufragar y desprendernos de todo lo que nos sobra y que nos impide ver lo realmente necesario, para después de haber tocado fondo, rearmarnos de nuevo con los trozos de nuestro propio naufragio. Felicidades Mayte!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Por lo general siempre estamos solos y solos es como afrontamos las cosas que transcurren de la vida, pese a que tengamos siempre el apoyo de (por lo general) la familia o los amigos, pero desde luego que los naufragios, son los que nos hacen buscar islas en las que esperar al siguiente barco :o)

    muy buena selección musical, me encanta esa canción :o)

    Le gusta a 1 persona

    1. Por lo general estamos mas solos de lo que deseamos y a veces de lo que necesitamos. Pero es bueno tener a alguien en quien apoyarse. Así es. Cuando suba la marea quiero una mano tendida.
      ¿La canción? Un nuevo descubrimiento de Delafé y las Flores Azules que me encantan. De la mano de un amigo en un naufragio. celebro que te guste.
      Gracias

      Me gusta

  3. Cuando naufragamos, nos aferramos a lo más simple para volverá empezar, para sobrevivir.
    Lo que antes carecía de importancia, se vuelve vital. Apreciamos las cosas pequeñas.
    Pero de una cosa estoy seguro, que siempre hay alguien para el que eres importante, alguien que se interesa por ti, alguien que se lanza a tu rescate, que intenta sacarte de esa isla solitaria o que incluso es capaz de quedarse allí contigo.
    Mayte muy buen relato y la canción un gran descubrimiento.
    Mayte gracias y dos besazos de jueves.

    Le gusta a 1 persona

  4. Precioso Mayte. Hay días en las que me siento así, náufraga en un mar bravo, que me agita y me agota. No veo tierra, ni barco para socorrerme, ni siquiera un triste madero al que asirme y poder descansar un poco mi cuerpo cansado de tanto ir a contracorriente . Lucho con todas mis fuerzas por mantener mi mente fría y mi corazón caliente, por mantener mi ilusión arriba y no dejar que esta tormenta acabe conmigo. No se sí al final haré pie en mi isla soñada pero si no es así , no será por no haberlo luchado. No me lo perdonaría jamás! Gracias Mayte . Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  5. Como me reconozco…. Tu me ves fuerte pero también tengo mis días…. En que mi copa de árbol es un sofá…. De la cual no consigo levantarme… Días que nada me ilusiona…que parece que la vida pasa de largo. Pero después me levanto y vuelvo a la carga.. Y recuerdo de donde vengo.. Y que valió la pena. No importa caer… Hay que levantarse una y otra vez. Y no es malo pasar esos ratos o días así… Necesitamos curar heridas, llorar penas, sacarlo todo fuera. Y ya sabes…volver a levantarse y seguir en la lucha. Porque todos merecemos ser felices. Aunque a veces tarda en llegar…..

    Le gusta a 1 persona

    1. No es raro tener esos días de apatía, incluso rayando en la desesperación de no ver mas allá. Si algo he aprendido es que la felicidad es un utopía por construir. Prefiero momentos felices y esos los construimos paso a paso, poco a poco. Y es como las buenas comidas. Largamente elaboradas y enseguida consumidas. Lo bueno es efímero. Pero se disfruta el doble. Así lo creo. ¿Y merecernos momentos felices? Vaya que si!!. Aunque tarden. Besazos Tizia!

      Le gusta a 1 persona

  6. ¡Muy bien expresado!

    Así me he sentido (seguro que no soy el único) y me siento muy a menudo; tal cual un nanaufrago (no se me habría ocurrido jamás hacer ese símil pero es así).

    Solo que a veces, la idea que se viene a la cabeza es la de coger un barco, provocar su naufragio e instalarse en una isla desierta, a disfrutar de uno mismo; sin esperar ningún rescate…

    Un placer volver a leerte…

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo me pido visitarte en esa isla pero por un tiempo prudencial. La necesidad de alejarse de las cosas es tan relativa, Fer. Cuántas veces dices, quiero desaparecer, pero a la vez lo que estas pidiendo es visibilidad, que te quieran, que te aprecien, que alguien te eche de menos, que sin depender de ti te haga importante en su vida.
      Aislados si, pero aislados por elección y compartidos con los elegidos.

      Besos de viernes

      Me gusta

      1. Eso mismo… la soledad, el aislamiento…que sea buscado y deseado (que es cómo se disfruta). Cuando no lo has buscado… es muy malo.

        Afortunadamente, me incluyo en el primer caso.

        Beso y abrazo de viernes,

        Le gusta a 1 persona

  7. Te busco, pregunto por ti, me intereso por ti, eres importante, una mesa y mejor dos sillas para nuestro café pendiente. Me encanta, no me importaría para nada naufragar contigo, feliz viernes princesa, un millón de besos

    Le gusta a 1 persona

  8. Genial ese símil del naufragio con nuestra vida, y la de veces que naufragaremos..pero hay que recoger lo bueno y aprender a desprenderse de lo malo, lo inútil y superfluo. Me ha gustado mucho y es esperanzador además de enseñarnos a luchar. Gracias amiga 😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s