PRIMER CAPITULO

Cuando pasó la última página fue como quitarse un peso de encima.

El libro se le había hecho largo en su final.

La lectura se había dilatado en el tiempo.

Hubo pasajes apasionantes, interesantes, divertidos. Para no olvidar.

Hubo pasajes delimitados por vidas nuevas. Aquellos en los que aparecían nuevos personajes en la historia que crecían con ella.

Hubo pasajes demoledores, tristes, angustiosos, de lagrima y sufrimiento. Esos fueron los peores, y los que mas cuesta arriba se le hicieron. Ocasionalmente se le ocurría dejarlo de lado y comenzar con otra historia, pero siempre decidía retomar el capitulo señalado por su cinta de color.

No era una obra coral, porque no había mucho que la rodeara.

Le molestaba leer cómo la protagonista, pasaba en ocasiones desapercibida, enterrada en historias paralelas, en los planes de otros, en las líneas que escribieron para ella al final de un largo párrafo. Apenas unas líneas. Nada mas que eso.

Le gustó aquel capitulo en el que empezó a decidir que otra forma de personaje era posible y se reinventó a sí misma. Cuando ocurrió, otro de los protagonistas paso a ser un secundario. Importante, pero secundario al fin y al cabo.

Y pasaron a un primer plano otros argumentos, otras historias, otros secundarios a los que hizo importantes.

Cuando las páginas iban pasando y la historia se iba cerrando, tuvo aquel sentimiento de final inacabado y principio por escribir.

La densidad que acompañaba a las ultimas hojas del libro le hicieron darse prisa y decidir terminarlo cuanto antes. Como esas sensaciones que no te gustan, y te recorren sin cesar, y necesitas acabarlas cuanto antes porque se convierten en una lucha en el ring donde quien primero abandona vence.

Necesitó releer algunos pasajes ya olvidados para darle algún sentido a lo leído. Necesitó cerrar el libro e imaginar los diferentes estados de ánimo que llevan a la protagonista a darle fin a su historia. Necesitó hacerlo suyo y decidir avanzar y terminar. Y decidió terminar.

IMG_20150325_221259

Quizás la lectura detenida de su libro, merecería una buena segunda parte.

Anuncios

10 thoughts on “PRIMER CAPITULO

  1. Tu relato de hoy es como la vida misma.
    Eres el protagonista, pero a veces no te dejan ser y tienes que luchar.
    Capítulos que quieres recordar, otros que quieres olvidar.
    Personajes que pasan sin más.
    Otros que fueron protagonistas, y que con el paso del tiempo pierden interés e incluso se hacen odiosos, que quieres olvidar.
    Y luego están los personajes que surgen de repente, que poco a poco ganan interés, que se hacen imprescindibles, que aunque en segundo plano, sabes que sin ellos el desenlace sería imposible. Y que cuando decides realizar la segunda parte, necesariamente contarás con ellos, ya que siendo secundarios, sabes que siempre, siempre están ahí. Estos son los importantes.
    Gracias Mayte, te mando dos besazos de vacaciones.

    Le gusta a 1 persona

    1. Los secundarios agazapados son los que te dan la vida en las segundas oportunidades. En los que te apoyas para seguir. Y se convierten en imprescindibles. La lectura detenida de cada uno de nuestros libros te hace quedarte o pasar página. Cualquiera de las dos decisiones hay que afrontarlas con el toque de realidad que se merecen. Besazo Javier.

      Me gusta

  2. ¿Cómo era aquello…? Ah, sí… un final es el principio de algo nuevo… y un principio generalmente viene después de un final (pero no siempre).

    Dicen que segundas partes nunca fueron buenas… pero siempre hay una primera vez; y ese libro bien podría ser la excepción que confirme la regla.

    Disfruta de las vacaciones y del (merecido) descanso… un besote!

    Le gusta a 1 persona

    1. Y sin embargo sigo pensando que las segundas, terceras, cuartas partes, son necesarias. Y cada uno debe reescribir su propia historia. Libros que dejar en los estantes olvidados y a los que volver de vez en cuando para recordar lo bueno. O dejar que cojan polvo sin cesar porque no han merecido la pena. Gracias por tu deseo. Ya de vuelta y con las pila cargadas Fer. Beso!!

      Me gusta

  3. La vida misma es un gran libro…en el que cada personaje principal o secundario tiene su sitio, aunque a veces no escriba más que un solo párrafo. Cuando un final se hace demasiado pesado suele ser porque hay que leer la palabra fin y….empezar otro prólogo.
    Un besazo y feliz semana santa Mayte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuando un final es pesado hay que cerrar el libro cuanto antes. Sólo que a veces insistes en releer los mismos parrafos buscando un sentido distinto. Sabias desde el principio que ese fin llegaba y que no te estaba gustando pero es necesaria la lectura hasta el final. Y poner el FIN definitivo. Besazo Carlota :))

      Me gusta

  4. Leer de nuevo esos párrafos que han sido y sean quedado, pasar de largo esos otros pesados y agobiantes y sobre todo el ultimo capítulo, el fin, como han dicho anteriormente, como la vida misma, me encanta princesa, un millón de besos y que disfrutes esta Semana Santa, muaaaaaaaaakaaaaaaas

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s