SIDA

Revolviendo entre sus papeles lo encontró. El diagnóstico. La sentencia que le había permitido vivir de aquella manera los últimos meses. Esa que nunca quisieron que llegara pero llegó. Y nubló su horizonte.

Él había querido que nadie se alarmara. Qué lo que tuviera que ocurrir pasara. Pero de forma tranquila.

Decidió cómo vivir los últimos días de una vida corta. Decidió cómo terminar, como se acaba una fiesta.

Y en su última noche los convocó a su lado. A los que estuvieron siempre. A los imprescindibles. Y les hizo prometer que no habría lágrimas. Ni reproches. Y se fué.

Murió como vivió.

Le había conocido unos años atrás, cuando su carrera empezaba a arrancar.

El negocio inmobiliario le había permitido convertirse en uno de los diseñadores de interiores con mas trabajo en la ciudad. Particulares, Empresas, Entidades Bancarias, Fundaciones…, unos u otros se rifaban sus servicios.

Se había hecho un nombre con un trabajo que, aunque no había sido muy rentable, le había dado mucha visibilidad. Y a partir de ahí todo fue rodado. Además de solicitar sus diseños, la pequeña sociedad burguesa que le rodeaba se instaló a su lado.

Fiestas, salidas nocturnas, presentaciones, comidas de trabajo.

Conocer más gente, acostarse con más gente, tener más sexo, sin mas seguro que la seguridad de disfrutar.

Nunca perdió la perspectiva de las cosas.

Nunca dejó un trabajo inacabado.

Ni acabó con una pareja sin convertirse en su mejor amigo.

Sus relaciones esporádicas tenían voz y nombre.

No fue de esos que se emborrachan y se van con cualquiera.

No era de esos.

Pero cuando los excesos se instalan en tu vida estás siempre al filo de que la casualidad se te cruce. Y se cruzó.

Revolviendo entre sus papeles lo encontró.

El diagnostico: SIDA

IMG_20151129_211925 (1)

 

El Día Internacional de la Acción contra el Sida se conmemora el 1 de Diciembre de cada año. No le des la espalda. Todos estamos implicados, todos podemos. Juntos podemos.

Anuncios

12 thoughts on “SIDA

    1. ¿Sabes?. Estoy un poco en contra de los Días Internacionales de…, sobre todo porque se desvirtúan bastante cuando se mezclan con el Día Internacional del… Pijama, por ejemplo. Pero si que es cierto que es una forma de recordarnos que hay gente que sigue sufriendo por distintas razones. Totalmente de acuerdo en que los “días de” deben ser días de todo el año, pero que no se nos olvide al menos UN DÍA al año.
      Por cierto Feliz Navidad y eso,….

      Me gusta

  1. No me gustan mucho los días de…..pero me parece precioso que tu hayas dedicado un ratito a esa terrible enfermedad, a que nadie la olvide ni piense, uy!! A mi no me va a tocar.
    Además me encanta como lo haces, sin dramatismo sin caer en lo más fácil, pero llegando muy dentro. Eres genial escribiendo Mayte y no me cansaré de decirtelo.
    Un besazo de Lunes

    Le gusta a 3 personas

    1. Gracias Ana. Por mi trayectoria profesional me ha tocado conocer gente afectada y lo peor aún, es el estigma social. El SIDA ya no es lo que era. Pero sigue siendo. Y como muchas más cosas no se puede bajar la guardia porque todos estamos expuestos.
      Gracias por tus palabras Ana!

      Me gusta

  2. El relato,precioso,intenso….y la cruda realidad.Pero y que hacemos con el que tiene la enfermedad tal o cual que nadie se acuerdan de ellos ni un segundo al año??No se quien pone estos días o quien los promueve,pero que conmigo no cuenten,ahora eso si,estoy a muerte con los afectados……un beso goldo.😉

    Le gusta a 3 personas

  3. Vivan los días de….
    Quien se acordaría del Parkinson, de la demencia, de la esclerosis, de la parálisis cerebral… Quien se acordaría de los enfermos que no pueden hacerse oír.
    Eso sí… Lamentablemente los “días de… ” no dejan de ser un negocio para algunos aunque sí el daño colateral es hacernos ser conscientes de que existen las cosas que se promueven,… Bienvenidas sean.
    Me ha encantado el relato.
    Mil besitos para recordar

    Me gusta

    1. Pues eso, que vivan los “días de”, y que cada uno los entienda como quiera. Pero que se hable de ello, y el resto de los días, a trabajar para que nadie se olvide. Vale que a veces somos hipócritas utilitaristas, pero, ¿y qué? Tan necesario y útil, como innecesario debería de ser. Por suerte o no así somos, y así nos acordamos de las cosas, pues sea!
      Yo mañana, hipócritamente o no, me pondré mi lazo rojo, como me he puesto el rosa, y el morado, y el negro, porque los símbolos nos rodean y nos ayudan. Al menos a mi si. Mil gracias por tu opinión, que como tu muy bien dices, ayuda y aporta siempre! besazo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s