AVANZAR

Se convirtió en esa realizada cercana que te hace reflexionar.

Apenas hace un año que cerró definitivamente ese capítulo.
El capítulo del amor.
Desde entonces no apuesta por conocer y menos aún profundizar en el alma y en el cuerpo de nadie.

Vive el día a día girando alrededor de sus obligaciones. Familiares, profesionales, cotidianas.
Siempre hay algún asunto que resolver, algún problema que afrontar, alguna nueva idea que emprender.
Eso le permite alejarse de la necesidad esencial de buscar el amor. De encontrar quien la quiera. De dejarse querer.

De pronto un día, levanta la cabeza y esta ahí.
Le sorprende mirando desde su media sonrisa divertida, y le invita a café.
Quien considera un amigo, mas cercano a un conocido, se convierte en algo más.
Y descoloca su mundo perfecto, y su vida perfecta y su cuerpo perfecto.
Ese cosquilleo cercano al deseo se abre paso entre las yemas de los dedos. Y siente que necesita tocarle. Y la toca.

Siempre hay marcha atrás, solo es necesario decidirlo. Y ella se muestra indecisa. A propósito.

Le gusta este nuevo cariz que van tomando las cosas, aun sintiendo que su mente se aletarga. Sus ideas se acartonan. Su decisión natural desparece. Y sucumbe a ese encanto natural. Y le gusta.
Se gustan.

Él descubre muchas cosas escondidas. Es capaz de hurgar en su “mas hondo” y sacar lo mejor que lleva dentro.
Le descubre cosas nuevas que no sabía que tenía, que no sabía que pensaba, que no sabía que soñaba.
Y sueñan juntos. Y convierten en real pequeñas satisfacciones incompletas. Las que había desterrado y desdeñado.
Y le da motivos nuevos. Tan distintos.

Desordena sus armarios y su vida. Deja huellas de su paso. Marca territorios propios, conquistados para siempre. O para ahora.
No plantea los futuros. No le interesa inventarlos. Prefiere vivir en presente. Ese presente perfecto que han creado sin pensar.

Y en la lejanía del tiempo para, mira atrás y reflexiona.
No hace falta.
Cuando tienes lo que quieres sólo adquieres el deber de disfrutarlo.
Eso se dice para adentro.
Y se hace el firme propósito de no proponerse nada, que no sea vivir el momento, aprovechar la ocasión y entregarse al deleite de quererle, de sentirle, de participar con él en lo que el destino les quiera ofrecer. Y regalar.

img_20160502_084325

Pondrá de su parte. Se exigirá el compromiso necesario de vivir.
De vivirlo hasta el final.

Anuncios

6 thoughts on “AVANZAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s