SENSACIÓN

Hay tardes aburridas que, de repente, se ven alteradas por conversaciones inesperadas.

De repente.

Me hablas, y te contesto. Me dices, y te replico. Y el caramelo se va deshaciendo poco a poco en la boca, consiguiendo hacer que te sienta dulce. Por dentro y por fuera.

Eres egoísta queriendome hacer sentir bien, para estar bien. Pero la sensación es agradable y siento que me haces mas guapa. Que me haces mas divertida. Que eres ese amigo que me cuida.

Mil realidades escondidas. Todo lo que alguien imagina. Todo lo que nunca pasará.

Me haces que olvide y que recuerde. Me haces reír y suspirar. Y desear y soñar. Haces que te desee y que desee lo mejor para ti. Por mi.

Y se que no es posible. Que es poco probable. Que si estiro mi mano no te alcanzo. Que sigues siendo intocable.

Aunque tu no lo sepas, has dejado huella. Dejas marcas en mi espalda sin tocarme. Dejas pistas indescifrables. Dejas mañanas frías. Desapareces.

Y ya casi nunca estás…

días

Hay días en que no puedes, o no te apetece, o no sabes… Hay días en los que parace que todo se te vuelve en contra, que no avanzas, que te encuentras como atrapado en una tarde sinfin. Hay momentos en los que me siento rara, me bloqueo, no me reconozco. Me cabreo conmigo misma y me cuesta reconciliarme con el mundo.

Hay días en los que voy contra mi.

Ven

Ven a tomarte un café.
Vamos a hablar de nosotros.
De lo bueno y de lo malo.
Del pasado y del presente.
De los sueños por cumplir.

Ven a verme por la tarde.
Repasaremos la vida.
El mañana y el ayer.
Las carencias, los excesos.
El principio del querer.

Ven y aprenderemos juntos.
A pronunciar nuestros nombres.
A reír con las palabras.
A nombrarlas, y a creerlas,
Y a buscar alternativas a la ausencia.

Ven, y unidos buscaremos.
La lógica del amor.
El algoritmo perfecto del deseo.
La solución definitiva en los abrazos.
El orden del corazón.

LO MEJOR

Lo peor es no tenerte.
Lo mejor es no perderte.

Lo peor es recordarte.
Lo mejor, acariciarte.

Lo peor, lo que no puedo.
Lo mejor tenerte entero.

Lo peor es esta angustia.
Lo mejor es que me abraces.

Lo peor, dejar de hablarte.
Lo mejor es escucharte.

Lo peor no estar contigo.
Lo mejor, acompañarte.

¿Lo peor? Ese humor tuyo…
Lo mejor, reconfortarte.

Lo peor es despertarme, y no sentirte a mi lado. Alargar mi cuerpo entero y no acabar de encontrarte. Sonreírte, y que no veas mi sonrisa en la mañana. Pelear contra mi tiempo. No coincidir en tu espacio. Desayunar con mis miedos y acostarme en tu recuerdo. No sentirte, no tenerte, no contar nunca contigo. No saber qué pasará. No tenerte como amigo. Esconderme. Y enfadarme. Y no crecer, y mermarme.

Lo mejor es acabar de dormirme entre tus brazos. Despertarme y despertarte. Morir de risa contigo. Aprovechar los minutos. Planear momentos juntos. Que cocines para mi. Y mirarte. Saber que estás a mi lado. No pensar en el futuro porque el presente es perfecto. Confiarte mis pesares y mis miedos. Contagiarte de alegría. Aparecer a tu lado. Progresar. Y no rendirme.

Lo peor es que estas lejos.
Lo mejor es que me quieres.

te vas

Aunque no sepa explicarlo con palabras, son palabras las que sobran. Si te vas, si me susurras despacio que se acaba… es más fácil olvidar que imaginar tu boca pronuciándolo.

El perfume que me envuelve. La noche que acompaña las mentiras. Es mas fácil olvidarte si al mirar tu fotografía me devuelve alguien nuevo, que antes no veía.

Siempre te he mirado de lejos. Me gustaba imaginar que me envolvías en tu abrazo. Piel con piel. Todo comienza a tomar sentido. Y todo lo pierde. Respiro en tu aliento. Agoniza el amor.

Melancólicamente me refugio en sabores y mundos inventados.

Echo de menos tu calor y tu sonrisa. Ya no estás. El rencor aparece y se instala en mi alma. Y no quiero morir por ti. Ya no quiero seguir muriendo por ti.

No miraré tus ojos infinitos. No notaré las yemas de tus dedos en mi cara. No recibiré tu abrazo. No escucharé. No hablaré. Nunca más. 

No debo hablar más. No puedo hacer más, si tú ya te has ido…

 

m(e)namoro

Me enamoré del día, de la noche, del arco iris, del sol.
Me enamoré del paseo por tus pasos. De las calles, de las casas, de las farolas de luz que alumbran el camino que me dirige a tus brazos.
Me enamoré de palabras recién dichas, del color de tus sonidos. De lo que dices, de lo que callas, de lo que piensas, de lo soñado.
Me enamoré de tu pelo, de tu olor, del sabor de tu sonrisa, del roce de tus pestañas en mi cara.

Me enamoro sin sentido.
Y te quiero consentido.