no

 

No, hoy tampoco es jueves. 

No es víspera de nada. No estoy esperando que vuelvas. No es hora de que te vayas. 

No, hoy tampoco será un buen día. Sigo y sigo sin parar y sin ver a dónde me lleva todo esto. Y se que será a cualquier lugar donde el cansancio y el tedio y el puto estrés que se apropia de mi tiempo, acabarán conmigo. 

No, hoy tampoco es bueno mi humor. Seguro que miraré mal a alguien o hablaré mal a alguien o pondré nervioso a alguien. Seguro que trataré de agradar a quien no me da nada, a quien me pide sin parar y a quien no tiene arrestos suficientes para poner límites. 

No, hoy tampoco termina nada. Ni empieza nada. 

Hoy tampoco hay momento para defenderme. Para detenerme a pensar lo que merece la pena. Para pensarte. 

Hoy no es el momento ni habrá un momento. Otro día mas. 

Otro martes mas.