pronto

Te aseguro que habrá llamadas. Y tentaciones irresistibles.
Qué estaremos en contacto permanente y trazaremos una línea discontinua entre nosotros.
Es falso que no exista la cordura en esta historia.
Vamos a imaginar que es verdad.
A contar de dos en dos, manteniendo los silencios.
Barajemos hipotéticas razones.
Conversaciones robadas a la noche.
Certezas sin duda.
Mira bien lejos, porqué allí nos encontraremos pronto.

Ven

Ven a tomarte un café.
Vamos a hablar de nosotros.
De lo bueno y de lo malo.
Del pasado y del presente.
De los sueños por cumplir.

Ven a verme por la tarde.
Repasaremos la vida.
El mañana y el ayer.
Las carencias, los excesos.
El principio del querer.

Ven y aprenderemos juntos.
A pronunciar nuestros nombres.
A reír con las palabras.
A nombrarlas, y a creerlas,
Y a buscar alternativas a la ausencia.

Ven, y unidos buscaremos.
La lógica del amor.
El algoritmo perfecto del deseo.
La solución definitiva en los abrazos.
El orden del corazón.

te vas

Aunque no sepa explicarlo con palabras, son palabras las que sobran. Si te vas, si me susurras despacio que se acaba… es más fácil olvidar que imaginar tu boca pronuciándolo.

El perfume que me envuelve. La noche que acompaña las mentiras. Es mas fácil olvidarte si al mirar tu fotografía me devuelve alguien nuevo, que antes no veía.

Siempre te he mirado de lejos. Me gustaba imaginar que me envolvías en tu abrazo. Piel con piel. Todo comienza a tomar sentido. Y todo lo pierde. Respiro en tu aliento. Agoniza el amor.

Melancólicamente me refugio en sabores y mundos inventados.

Echo de menos tu calor y tu sonrisa. Ya no estás. El rencor aparece y se instala en mi alma. Y no quiero morir por ti. Ya no quiero seguir muriendo por ti.

No miraré tus ojos infinitos. No notaré las yemas de tus dedos en mi cara. No recibiré tu abrazo. No escucharé. No hablaré. Nunca más. 

No debo hablar más. No puedo hacer más, si tú ya te has ido…