a tu lado

Es una putada acostumbrarme a ti.
Se está bien despertando en tus brazos, sabiendo que te saborearé antes del desayuno.
Pasión que deshace la cama, que calienta los cuerpos, que amenaza con echar chispas de sentimiento.

Estoy agusto contigo, amor.
Sólo me sobran los días que deben pasar, para que sientas lo bien que me siento despertando a tu lado.

Anuncios

cuesta abajo

Tengo un mundo entero.
Aqui en la garganta.
Cuentos mas intensos.
Emoción. Recuerdos.

Quiero mil castillos.
Las cosas normales.
Conformarme es fácil.
Las quiero contigo.

Abrir bien los ojos.
Esperar sentada.
Caminar sin prisas.
Descansar de antojos.

Mojarme los labios.
Esperar tus besos.
Bailar como loca.
Reír sin parar.

Dejar pasar trenes.
Subirme en el tuyo.
Comprarte burbujas.
Enfriar las ganas.

Bajarme las cuestas.
Disfrutar tu ausencia.
Echarte de menos.
Quererte de vuelta.

 

punto cardinal

Al oeste de tus labios he encontrado el lugar para quedarme.
En el norte, revoltijos en tu pelo me ayudan a ordenar tus pensamientos.
Llego al este, dónde siempre hace frío, y me acurrucó y te susurro que te quiero.
Y es en el sur de tu ombligo dónde disfruto imaginado las caricias mas obscenas, las noches mas largas, los abrazos inacabados, los momentos de intimidad sin medida, el sudor y tu olor.

como en casa

Tengo personas en las que me siento cómoda.
Que activan su encanto para hacerme sentir como en casa.
Protagonizan un espectáculo único en el que la actriz principal soy yo. O me dejan ser su mejor secundaria.
Me hacen sentir que me siento guapa. Me sonríen y me pierdo en sus sonrisas.
Dejan que me esconda en los cajones para descubrirme entre su ropa interior.
Esa que huele tan bien.
Esa que lleva tu olor…

juega tu juego

Suelta lastre.
Deja que pase el tiempo.
Deja que se te pase.
Pero recupera las ganas.
Pídele un armisticio a la realidad.

Juega tu nueva oportunidad.
Avanza.
No mires atrás.
Mira por encima del hombro del que está por delante de ti.
Asómate de una vez y mira lo que te estás perdiendo.

Creételo.
Protagonízalo.
Deja que caiga la noche.
Deja que el mar te altere y moje tus pies.
Enlaza un día con otro sin desperdiciar ni un solo segundo en el que te encuentres contigo.

Sorpréndete.
Sálvate de la rutina.
Duda mucho y acierta al elegir.
Pisa tu sombra y busca el sol.

No juzgues.
No dejes que te juzguen.
Sonríe a quien lo haga y despístale sin remedio.
Disfrútate.

Ponte de pie en la primera casilla y pide fichas.
El juego continúa y tú eres el único dado que decide.